¿Que són las Sarcoglicanopatias?

Las sarcoglicanopatias son enfermedades que afectan al funcionamiento del músculo causando debilidad y cansancio.

El déficit de sarcoglicanos da lugar a la distrofia muscular de cinturas (siglas en inglés LGMD: Limb Girdle Muscular Distrophy) La Distrofia muscular de cinturas generalmente se manifiesta por una debilidad progresiva de la musculatura de la cintura escapular y  cintura pelviana, de ahí su nombre.

Son enfermedades hereditarias y neurodegenerativas, por tanto, si no si se hace nada para solucionarlas se van agravando con el paso del tiempo. Su progresión, en general, es lenta, porque a pesar que el músculo se va destruyendo, también se activan los procesos de regeneración para compensar la pérdida de tejido muscular.

Las sarcoglicanopatias se caracterizan por la afectación de uno de los 4 genes que forman el complejo de los sarcoglicanos (α-, β-, δ-, γ-). Este complejo de proteínas se encuentra en la membrana celular y forma parte de otro complejo más grande que se llama complejo glicoproteico asociado a la distrofina (DAGC, sus siglas en inglés). El rol concreto de los sarcoglicanos no se conoce del todo, pero sí que se sabe que ayudan a estabilizar el complejo DAGC, que se encarga de ligar el esqueleto de las células a la matriz extracelular (la matriz es como una red donde se apoyan y crecen las células que de otro modo flotante dentro del cuerpo y no podrían crecer. La matriz extracelular está formada de colágeno, laminina y otras proteínas).

Cuando un sarcoglicano falla, afecta a todo el complejo de los sarcoglicanos y aún más, de rebote afecta al complejo DAGC que no puede unir la célula a la matriz extracelular provocando que después de varias contracciones musculares ésta se rompa. La muerte de muchas células provoca la destrucción de las fibras y así, poco a poco el músculo se va quedando pequeño y sin fuerza.

Otro hecho característico de este tipo de distrofias es la sustitución de tejido muscular por grasa. Tras varios ciclos de regeneración / degeneración, el cuerpo intenta reaccionar y deja de regenerar el tejido muscular para crear más tejido adiposo (grasa) que se mete entre el músculo y poco a poco, lo sustituyendo perdiendo así la capacidad de contraerse.

¿Cómo se adquiere?

La distrofia muscular por déficit de sarcoglicano corresponde a un patrón autosómico recesivo.

La palabra autosómico significa que los genes involucrados no están en el cromosoma X o Y y, por lo tanto, no tienen preferencia por hombres o mujeres

En enfermedades con herencia recesiva, una persona debe heredar dos genes defectuosos, uno de cada padre, para tener síntomas de la enfermedad. Los padres no tienen síntomas.Se conocen como portadores sanos.

Una forma recesiva de LGMD puede aparecer en una persona cuando no hay antecedentes familiares. Otros miembros de la familia pueden haber sido portadores, sin síntomas de enfermedad. Los portadores tienen un fallo genético (mutación) en un cromosoma y pueden tener un hijo con la enfermedad, pero sólo si el otro padre del niño también es portador. Por lo tanto, no es inusual que los portadores de una enfermedad rara recesiva no sepan que son portadores hasta que alguien de la familia desarrolle la enfermedad.

Síntomas

En este apartado comentaremos algunos de los síntomas que se encuentran en las personas afectadas por sarcoglicanopatias . No quiere decir que tengan que darse todos los síntomas, ni que si tienes algunos de estos síntomas padezcas una sarcoglicanopatia, simplemente son síntomas que pueden aparecer.

Orina oscura de color café o cola

La orina oscura es un síntoma de la gran destrucción de proteínas y que se concentran. Normalmente pasa en primeras fases de la enfermedad (mucho más agresivas) o después de un ejercicio físico intenso, luego se estabilizan y la orina retoma su color habitual.

Rampas

debido a que algunos músculos están más afectados que otros, a menudo, los menos afectados como los gemelos de la pierna, se cargan y se generan las rampas. Hay que actuar como en cualquier otro rampa. Hidratarse, descansar y algún masaje.

Cansancio

es una característica recurrente. Tenemos que pensar que el cuerpo aparte del esfuerzo que hace para moverse normalmente, también hace esfuerzo para eliminar las fibras musculares que se están destruyendo al tiempo activa procesos de regeneración y de inflamación para poder limpiarlos deshechos. Todo esto necesita de mucha energía y provoca cansancio.

Debilidad

a menudo en estas patologías se detecta dicha debilidad para correr, se presenta dificultad al subir las escaleras, balanceo al caminar, y dificultad para levantarse del suelo. Todo son consecuencias de la destrucción muscular que termina causando debilidad.

Las CK

la creatinina quinasa, es una enzima muy importante en el músculo, y normalmente en los análisis de sangre se alteran de manera significativa, indicando generalmente que el músculo se está destruyendo por un proceso anormal. Asímismo, algunas condiciones como la fiebre o el esfuerzo muscular pueden dar valores altos de la CK sin ninguna patología aparente.

Los músculos más afectados en la distrofia muscular de cinturas (LGMD) son los que rodean los hombros y las caderas y se debilitan progresivamente.

Dentro de cada célula muscular, muchas proteínas, algunas de las cuales se muestran aquí en azul y amarillo anaranjado, ayudan a la célula a contraerse y protegerla del estrés de las contracciones. Cuando falta alguna de las proteínas mostradas aquí en amarillo-naranja o no pueden desarrollar sus funciones, el resultado es LGMD.

¿Qué tipos de Sarcoglicanopatias existen?

El complejo de los sarcoglicanos está formado por 4 subunidades (α-, β-, δ-, γ-). Estas subunidades son proteínas transmembrana y constan de una parte que se pega a la membrana, una parte que está en el exterior de la célula y otra al interior. Se conocen como glicoproteínas porque están formadas por una proteína y decoradas con azúcares  («Glico»).

Cómo diagnosticarlas

Después de evaluar cuidadosamente el historial médico de un paciente, el especialista realizará un estudio físico completo.

El diagnóstico clínico debe complementarse con pruebas (análisis de sangre, escáner o resonancia muscular, electromiograma, biopsia muscular…) destinadas a precisar la afectación de los músculos y su topografía.

Análisis de sangre

El análisis de sangre permite medir la concentración en sangre de algunas enzimas musculares como la Creatina Quinasa (CK) que suelen aumentar mucho en esta enfermedad.

El Electromiograma

El Electromiograma (EMG) es una prueba que mide la respuesta del músculo a la estimulación de los nervios (estudio de conducción nerviosa) y examina la actividad eléctrica de los músculos (examen de electrodos de aguja). Esta prueba es muy útil para demostrar que la debilidad se debe a una enfermedad muscular más que a una enfermedad nerviosa.

Estudio inmunohistoquímico

La biopsia muscular permite extraer una pequeña porción de tejido muscular y mediante tinciones immunohistoquímicas permite identificar las alteraciones del músculo.

Estudio inmunohistoquímico inmunotransferencia (Western blot)

Varias LGMD se diagnostican por inmunohistoquímica al detectar la deficiencia de una proteína específica. En las sarcoglicanopatías ocurre que, si hay déficit de uno de los sarcoglicanos (α, β, γ o δ), los demás también disminuyen.

TAC y RM

TAC y RM muscular es un método no invasivo que permite observar varios músculos y determinar el grado de afectación de cada uno.

diagnóstico genético

El diagnóstico genético es el examen clave para diagnosticarlas y permite identificar el tipo de mutación.

¿Tiene alguna duda? Contactenos

+34 699 57 84 54

info@proyectoalpha.org

+34 699 57 84 54

info@proyectoalpha.org

¿Tiene alguna duda?

Póngase en contacto con nosotros

Posibles tratamientos

De momento no existen tratamientos para ninguna de las sarcoglicanopatias. Sin embargo son muchas las investigaciones y los progresos que se están haciendo y seguramente muy pronto podremos empezar a tratar algunas de estas enfermedades.

Es muy importante no confundir TRATAMIENTOS con ENSAYOS CLÍNICOS. Los tratamientos son terapias aprobadas por organismos de control que han demostrado su eficacia tanto en la mejora de las condiciones del enfermo como en la seguridad toxicológica (posibles efectos adversos). Los ensayos clínicos en cambio, son ensayos. No se sabe de su eficacia por ello se prueban. Aunque sí que tienen un mínimo de seguridad (se exige primero haber sido probado en animales y también comprobar que las dosis administradas no sean tóxicas para los enfermos), los ensayos clínicos no tienen porqué tener efectos positivos.

Conviene estar muy bien informado, porqué a menudo muchos de estos ensayos clínicos son excluyentes. Esto significa que una vez has participado en uno, ya no puedes participar en otros, pues la droga primera podría interferir en el hipotético segundo tratamiento.

Teniendo en cuenta esta advertencia, hay lugar para la esperanza.

Actualmente hay bastantes ensayos clínicos muy esperanzadores.

Otros tipos de intervenciones

Cirugía

A veces se practica la cirugía correctiva para aliviar las complicaciones de la distrofia muscular. Se recomienda la cirugía de liberación muscular o tendinosa cuando una contractura se agrava tanto que traba una articulación o perjudica mucho el movimiento. El procedimiento, que implica cortar un tendón o músculo para liberar el movimiento, generalmente se realiza bajo anestesia general.

La cirugía para reducir el dolor y el desequilibrio postural causado por la escoliosis puede ayudar a algunos pacientes. Se produce escoliosis cuando los músculos que sustentan la columna comienzan a debilitarse y ya no pueden mantenerla derecha. La curva vertebral, si es muy grande, puede interferir con la respiración y la postura, causando dolor. Es posible que necesite colocarse en la columna una o más varas de metal para aumentar la fuerza y mejorar la postura.

La intervención de las contracturas puede retrasarse con ortosis nocturnas combinadas con elongación diurna. La fijación escapular de los pacientes con LGMD ha mostrado ser beneficiosa

Tratamiento rehabilitador o paliativo

Cabe hacer una mención especial a la fisioterapia ya que puede ayudar a prevenir las deformidades, mejorar el movimiento, y mantener los músculos tan flexibles y fuertes como sea posible. Las opciones incluyen el estiramiento pasivo, la corrección postural y el ejercicio. La terapia debe comenzar tan pronto como sea posible. Se pueden incluir las siguientes actividades.

  • El estiramiento pasivo puede aumentar la flexibilidad articular y evitar las contracturas que restringen el movimiento y causan la pérdida de la función. Cuando se hace correctamente, el estiramiento pasivo no es doloroso. El terapeuta u otro profesional médico capacitado mueve lentamente la articulación tal lejos como sea posible y mantiene la posición durante alrededor de 30 segundos.
  • El ejercicio moderado y regular puede ayudar a mantener el rango de movimiento y la fuerza muscular, prevenir la atrofia muscular, y retrasar el desarrollo de contracturas.
  • La corrección postural se usa para contrarrestar la debilidad muscular, las contracturas, y las irregularidades vertebrales que fuerzan a los pacientes con distrofia hacia posiciones incómodas.
  • Los aparatos de soporte como las sillas de ruedas, dispositivos ortopédicos, pueden ayudar a mantener la movilidad.